Genes de Neandertal en el hombre moderno

Porcentaje de neandertal. Science

Recientes estudios han llevado a la conclusión de que el hombre moderno, Homo sapiens sapiens, se mezcló genéticamente con los neandertales, Homo neanderthalensis. Se ha estudiado principalmente algunos genes relacionados con el sistema inmunológico de ambas especies y ha sido encontrada una coincidencia en algunos genes. Estos genes aparecen a menudo en seres humanos de eurasia pero no en humanos del África subsahariana.

En una de estas investigaciones, el fragmento de ADN, encontrado en el cromosoma X humano, aparece en el 9 % de los actuales humanos de Europa, Asia y América. Damian Labuda, de la Universidad e Montreal, detectó la primera señal de hibridación hace unos diez años estudiando una pequeña parte del cromosoma X.

En mayo de  2010 se publica en la revista Science un artículo con datos a partir del genoma completo de un neandertal, secuenciado por el equipo de Svante Pääbo, indicando que entre el 1% y el 4% del genoma de algunos hombres modernos procede de los neandertales y denisovianos, una rama de los neandertales que vivió en Asia.distribución de genes neandertales

 

Un estudio más reciente basado en el gen HLA, relacionado con el sistema inmunológico, ha llevado a la conclusión de que el genoma neandertal forma parte de entre un 1% y un 4% del genoma de los habitantes de Europa y Asia, y que el ADN de los denisovianos forma parte del genoma de los melanesios en un 4 al 6% . Este gen aparece en el 50 % aproximadamente de las variantes de europeos, el 80 % de las variantes del HLA en asiáticos y el 95 %  en los habitantes de Papua Nueva Guinea.

“El sistema de genes HLA, el cual es muy diverso, es como una lupa”, dijo  Laurent Abi-Rached, investigador del laboratorio Parham, parte del equipo que investiga este gen, que publicó un artículo extenso sobre el asunto en 2011 (ver enlaces al final).

Más información (en inglés)

Leer investigación original: Science

Leer artículo original: Standford University

Leer artículo original: The Guardian

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *