disco duro 500 G sataÚltimamente se me han roto dos discos duros y he tenido que ponerme al día e este tema. Aquí va todo lo que he aprendido sobre los discos duros de hoy en día.

Hace unos años los discos duros eran tipo IDE, pero eso ha quedado ya totalmente desfasado. Cualquier disco de hace 4 años o menos es tipo SATA ( o lo que es lo mismo Serial ATA). pero SATA va evolucionando y tenemos SATA1, SATA2, SATA3…

Veamos los distintos tipos de controladoras SATA que puede tener nuestra placa base.

La controladoras SATA 1.0 (o SATA 1.5 Gb/s) son capaces de comunicarse con los discos hasta 1,5 Gbits/s, lo que lo mismo que 150 MBytes/s  (MB/s) . No olvidemos en distinguir la b minúscula de la B mayúscula, siendo b=bits y B=Bytes=10 bits.

SATA 2.0 (o SATA 3.0 Gb/s) es capaz de comunicarse hasta a 300 MB/s.

SATA 3.0 (o SATA 6.0 Gb/s) es capaz de comunicarse hasta a 600 MB/s.

SATA 3.2 (o SATA EXPRESS) que será capaz de llegar a 1.6 MB/s. Difícil de encontrar todavía, ahora en Mayo de 2014.

Así que si tu placa base tiene controladora SATA 3, será capaz de comunicarse con los discos duros a mayor velocidad que si es una placa con una controladora tipo SATA 2.

sata 2 versus sata 3

¿Como saber si tienes una controladora tipo SATA 2 o SATA 3? Pues los fabricantes nos ayudan bastante. Lo más simple es mirar el colo de los conectores. Los SATA 2 son azules mientras los SATA 3 son blancos. El único reportaje que he visto sobre SATA 3.2 indica que serán conectores negros con etiqueta SATA express.

 

ASUS sata 2 3G

Mi placa solo tiene azules, así que son SATA 2. Además al lado de los conectores pone SATA 3G, que no significa SATA 3 ni SATA tercera

generación, sino SATA 3Gb/s, o sea SATA 2. Además lo confirmo mirando el manual de la placa madre.

Así que no puedo disfrutar de las velocidades de un SATA 3 a no ser que me compre una tarjeta controladora SATA 3 para enchufar en una de las ranuras PCI Express que lleva la placa base, que en teoría permite hasta 1 GB/s (10 Gb/s)

Respecto al debate sobre los cables SATA, todos son compatibles pero los específicos para SATA 3 son de mejor calidad y tiene una traba metálica para evitar que se desconecten accidentalmente y fallos de transmisión de datos.

disco y cable sata

 

Hablemos ahora de los discos.

DISCOS DUROS

Son discos magnéticos sobre los que se graban los datos. Giran a gran velocidad dentro de su caja y tiene unos cabezales magnéticos que se desplazan para leer las diferentes pistas del disco.

Tamaños: Los más habituales son los de 3.5 pulgadas usados habitualmente en ordenadores de sobremesa. Su tamaño real es de 101,6×146 mm y se llaman de 3.5″ por ser de un tamaño similar al de las clásicas disqueteras para discos de 3.5″. En ordenadores portátiles el tamaño habitualmente usado es el llamado de 2.5 pulgadas, que miden 69,85×100 mm

Respecto a la velocidad a la que transmiten sus datos, en teoría si cumplen con los estándares de SATA 1, 2 o 3 deberían poder transmitir los datos a la velocidad indicada para las controladoras pudiendo llegar a 6oo MBytes/s, pero esta es la velocidad a la que el buffer de datos del disco transmite los datos a la placa base pero no la velocidad a la uqe se leen los datos del disco duro. Además hay que tener en cuenta que los cabezales deben moverse y llegar hasta el punto donde se encuentran los datos provocando un retraso en el acceso a los datos, de modo que que para ficheros pequeños la velocidad de transferencia  disminuye drásticamente.

DISCOS SSD

SSD son las siglas de Solid State Drive. Llamarles “discos” es en realidad incorrecto pues no hay ningún disco dentro del dispositivo, pero bueno… ya que sustituyen a los discos aceptaremos llamarles discos SSD o discos de estado sólido, como les llaman algunos.

Son en realidad sistemas similares a las memorias usb o las tarjetas de memoria, un dispositivo fabricado con chips de memoria pero de una velocidad de lectura y escritura mucho mayor a los pendrive o tarjetas SD. De hecho su velocidad de transferencia de datos efectiva es  incluso mucho mayor que los discos duros estandard pues no tienen piezas móviles que frenen la búsqueda de los datos. Así resulta que estos “discos” SSD tienen una velocidad de transferencia de datos para ficheros pequeños mucho mayor que un disco duro normal, llegando a ser en algunos casos diez veces mayor, al menos según la publicidad.

Finalmente opté por un SSD de 120 Gigas en el cual instalar el sistema operativo. Su velocidad de lectura y búsqueda de datos es tan grande que es ideal para los sistemas operativos y los programas de más uso, acelerando mucho la carga de estos. Una vez instalado he comprobado que el Windows se carga en 15 segundos en vez de en 35, y que el sistema operativo funciona mucho más ágil. Al fin y al cabo está formado por muchos pequeños archivos que hay que buscar y cargar en memoria.

He hecho unas pruebas de velocidad de disco y os adjunto los datos para la SSD de 120 Gbytes, para el disco duro interno de 500 Gbytes y para un disco duro externo de 1 TeraByte,

crystaldiskmark ssd

velocidad de transferencia crystaldiskmark de SSD 120GB en SATA2

crystaldiskmark 500M sata2

velocidad de transferencia crystaldiskmark de disco interno 500MB en SATA2

velocidad de transferencia crystaldiskmark de disco externo 1TB en usab2

velocidad de transferencia crystaldiskmark de disco externo 1TB en usb2

 

Podemos observar que para archivos pequeños la diferencia de velocidad entre el SSD y los otros dos es brutal. para ficheros más grandes en lectura secuencial (sin desfragmentación) la diferencia es menor, pero sigue siendo el doble que en el disco duro interno.

Respecto a estas velocidades es interesante observar que en ningún caso se alcanzan los 300 MB/s que en teoría se pueden alcanzar con el SATA 2, pero el SSD queda bastante cerca. Es de suponer que con un SATA 3 se alcancen valores superiores (en algún foro y otras webs he visto tests similares alcanzando 450 MB/s en lectura secuencial y 512K). En velocidad de escritura la velocidad SATA 2 no se aprovecha en ningún caso pues es un poceso más lento. En algunos foros he leído que en uso normal no se nota la diferencia entre SATA 2 y SATA3, aún así habrá que ir pensando en la tarjeta SATA3 que hemos comentado arriba pues se debe notar algo el efecto.

Así que si queremos que nuestro PC funcione más rápido y el sistema operativo se cargue en pocos segundos, lo ideal es pasarse a un SSD conectado a una SATA3, pero ¿Hay algo más rápido?

Pues sí. Están los SSD Pcie, que son SSD en una tarjeta que se conecta al puerto PCIe y que alcanzan los 1000 MB/s de tranferencia de datos. Pero claro cuestan más caras, actualmente a algo más de 1 €/Gbyte frente a 0,5 €/GB de una SSD SATA barata, y cuidado con las especificaciones pues las antiguas no alcanzan la velocidad deseada.

ACTULIZACIÓN:

Por fin me decidía comprar una tarjeta SATA3 para PCIe. Una barata ASMEDIA, y los resultados son los que adjunto

dismark ssd en tarjeta asmedia

dismark ssd en tarjeta asmedia

Como se puede ver ha mejorado sustancialemnte la velocidad de lectura en ficheros grandes, no en pequeños, y ha empeorado la velocidad de escritura.

Una cosa compensa la otra.

Me temo que esto es una limitación de las tarjetas PCIe. Con un SATA3 integrado en la placa los resultados deberían ser mejores.

1 comentario on Estado actual de los discos duros, sata 2 3 , SSD

  1. Kazbayadûm dice:

    Imagino que en los SATA 3.2 donde pusiste 1,6 MB/s querias poner 1,6 GB/s.

    Respecto a los precios, creo que ya hay SSD por 0,40€/GB.

Deja un comentario